Por segundo año consecutivo la prevención y seguridad sanitaria frente al Covid-19 siguen recomendando la no celebración de los tradicionales actos con motivo de las populares fiestas de la verbena de Santa Ana (26 de julio) y San Roque (16 de agosto) según ha informado el concejal de Festejos, José Antonio Marín.

Por ello, este año no se realizará la verbena nocturna de Santa Ana o la procesión y posterior reparto del tradicional granizado durante la celebración de San Roque. Los actos se reducirán a la celebración de la Santa Misa, el lunes 26 de julio a las 20:00 horas en la Basílica de La Purísima, en honor a Santa Ana y el lunes 16 de agosto, a las 19:30 horas en la Parroquia del Niño Jesús, por la celebración de la festividad de San Roque.

El concejal de Festejos ha recordado que la situación sanitaria actual sigue recomendando la no celebración de procesiones, siguiendo las recomendaciones de las autoridades sanitarias y del propio Obispado de la Diócesis. Actos como la verbena de Santa Ana, por la concentración de personas que ocasiona, o el tradicional reparto de granizado en la festividad de San Roque, por el manipulado de productos, no son aconsejables en estos momentos.